Quantcast
El tiempo en: Ronda
16/05/2021

Ronda

Más de 200 personas respaldan la I Marcha Cuidemos la Vega Cañetera

El objetivo es frenar el megaproyecto de placas solares ideado para la zona

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • solares
  • Flabia

Más de 200 personas han respaldado la marcha organizada este sábado en Cañete la

Real por la Plataforma Cuidemos la Vega Cañetera, como protesta por la ubicación

que la empresa Cobra Concesiones quiere darle a un macroproyecto de placas

solares en el municipio.

Desde la plataforma, que cuenta con el apoyo de los tres grupos políticos con

representación en la localidad (PSOE, IU y PP) han expresado que no están en contra

de las energías renovables, pero sí de proyectos que no sean sostenibles y que

perjudican considerablemente el presente y el futuro de su pueblo.

La I Marcha Cuidemos la Vega Cañetera se ha iniciado a las 9:00 de la mañana con la

lectura de un manifiesto desde la plaza de la Paz y ha tenido un recorrido de 12

kilómetros aproximadamente por la Vega.

Durante el itinerario varios expertos han dado pequeñas charlas para dar a conocer a

los participantes la riqueza ornitológica, paisajística y arqueológica de la zona, donde

se ubica Flavia Sabora y la villa romana, un importante yacimiento arqueológico aún

por investigar.

La marcha se ha desarrollado con total normalidad y se han cumplido todas las

medidas de seguridad, como el uso de mascarillas y el distanciamiento entre

pequeños grupos. Además, se ha contado para su correcto desarrollo con la presencia

de Protección Civil.

Desde la Plataforma Cuidemos la Vega Cañetera, que está contando con el respaldo

de muchas empresas y vecinos, se han recogido en torno a 1.000 firmas que apoyan

su causa y no se descarta poner en marcha otras acciones para continuar

reivindicando la defensa de los derechos del municipio, puesto que consideran que no

se están respetando y que proyectos como éste propician la despoblación y la agonía

de las zonas rurales.

COMENTARIOS