Quantcast
El tiempo en: Ronda
03/07/2022  

Ronda

El aplaudido gesto de un barrendero de SOLIARSA al entregar una cartera ajena

Ana Luna Quijada no cabía en sí de júbilo cuando el pasado viernes pudo recuperar su monedero a pesar de no llevar en él documentación que la identificara

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • En la imagen, Jesús recrea la entrega a Ana Luna de su monedero.

En tiempos como estos, difíciles para una economía golpeada por la inflación que afecta a muchas familias en gastos cotidianos, los gestos de altruismo se valoran especialmente. Así lo considera la vecina rondeña Ana Luna Quijada, quien la pasada semana perdió su monedero en una céntrica calle de Ronda, en el que llevaba algo de dinero y un pequeño recibo. No obstante, no portaba ningún tipo de documentación que acreditara su identidad, lo que dificultaba aún más las posibilidades de dar con ella.

“Fui a desayunar, recargué el móvil y luego fui a comprar pan. Después no eché cuenta de la cartera, hasta que fui a tomar café y ya me di cuenta de que no la llevaba”, relata Quijada, quien añade que a pesar de que había perdido el sueldo de dos días de trabajo, no se lo tomó demasiado mal porque no llevaba en ella documentación.

Jesús Cortés, barrendero en la empresa pública de limpieza SOLIARSA, conocía de vista a Ana Luna, que solía sentarse a fumar en el escalón de una de las viviendas de calle Jerez, una de las calles del distrito que le corresponde limpiar. Es por ello que, cuando vio la cartera en el entorno de esta casa, no dudó en guardársela para averiguar a quién pertenecía.

Comprobó que dentro de ella solo había algunos billetes y un recibo de recarga de un teléfono móvil. Cortés de desplazó hasta dicho establecimiento de recarga móvil y consiguió el nombre de la propietaria de la cartera extraviada. Ya el pasado viernes vio que la rondeña se encontraba en el interior de una cafetería y, ante la sospecha de que era suya, la abordó con una serie de preguntas que le permitió dar en el blanco de su búsqueda.

“Cuando sacó la cartera todos se quedaron bloqueados. Estaba más feliz él que yo. Quise darle una pequeña recompensa, pero como no me dejó le hice una foto que subí a Facebook para agradecerle públicamente el gesto”, cuenta Quijada, que sintió un gran alivio al dar con sus pertenencias.

La publicación de la que habla Ana Luna, en el grupo ‘Ronda a diario y nuestra Serranía’ acumula ya más de 1.600 reacciones positivas de vecinos que han aplaudido el gesto del barrendero. De esta historia, Jesús se queda, no solo con su buena acción, sino con el convencimiento, dice, de que mucho rondeños actuarían como él lo hizo, guiados por la empatía y el altruismo.

TE RECOMENDAMOS