Quantcast
El tiempo en: Ronda
Jueves 11/08/2022
 

Acento andaluz

La ubicuidad de Vox

Vox tiene el mérito -y hay que reconocérselo- de haber conseguido algo muy difícil en el tablero político: el don de la ubicuidad, la cualidad de ubicuo...

Publicado: 13/03/2022 ·
23:02
· Actualizado: 14/03/2022 · 12:11
  • El presidente de la Junta, Juanma Moreno,junto al vicepresidente de la Junta y consejero de Turismo, Juan Marín.
Autor

Fernando Pérez Monguió

Presentador de 'Acento Andaluz' en 7 Televisión y jefe de informativos de la Cadena SER Andalucía

Acento andaluz

Fernando Pérez Monguió analiza en este espacio la actualidad andaluza, con fibra progresista y corazón social

VISITAR BLOG

Vox tiene el mérito -y hay que reconocérselo- de haber conseguido algo muy difícil en el tablero político: el don de la ubicuidad, la cualidad de ubicuo, es decir, de la omnipresencia, como establece la Real Academia de la Lengua y que los creyentes creían reservada en exclusiva a Dios. Sin embargo, Santiago Abascal y su tropa están presentes en todas las partes a la vez. Y más que van a estar gracias al favor que el PP de Castilla y León le hace a este partido de extrema derecha al permitir que entre en el primer gobierno autonómico en España. Si Juan Manuel Moreno fue el primer presidente de una comunidad gracias a los votos en la investidura de Vox, ahora Mañueco seguirá de presidente castellano-leonés mediante un gobierno de coalición con esta formación ultra.


Ya les digo lo que nos espera hasta que los andaluces seamos convocados a las urnas en junio antes del verano o en otoño tras el periodo estival: Vox hasta en la sopa. El PP andaluz intentará hasta la saciedad desmarcarse de la alianza de sus compañeros de Castilla y León y culpará en adelante al PSOE de instalar en el debate político a Vox con una pregunta que repetirá como cacatúas: “Señor Moreno, ¿gobernará usted en San Telmo con Macarena Olona?”. Lo dicho, la campaña electoral está ya diseñada con la ofensiva socialista, la defensiva popular y mientras tanto, Vox, como diría Angels Barceló, acariciando al gatito mientras observa el pin pan pun entre los dos actores del bipartidismo.


El discurso del miedo lo compartirán socialistas, pero también los populares. Los primeros para evitar que la izquierda se quede en casa, como en las pasadas elecciones, y para intentar captar al votante de centro izquierda o centro derecha que votó a Ciudadanos y al que incomoda ciertamente que Vox toque poder. Y los populares para movilizar a los suyos con la premisa de lograr una mayoría suficiente para gobernar en solitario. Y es que Moreno sabe perfectamente que el perfil moderado, centrista, ecologista, feminista y andalucista que se ha construido esta legislatura saltará por los aires en cuanto pacte con Vox y haga concesiones a su ideario negacionista del Estado de las autonomías, de la violencia de género o de la solidaridad migratoria.


Moreno sabe que no está en juego únicamente la segunda legislatura, sino un tercer mandato que quedaría en entredicho tras 4 años de radicalidad desde el Gobierno andaluz.

TE RECOMENDAMOS